El lugar donde vivo

Autores/as

Noemí Aguilar Martínez
María Vianey Mendoza Aguilar

Sinopsis

El que los niños y las niñas puedan ubicarse en el espacio, depende del conocimiento que van teniendo de su cuerpo y de la memoria de movimiento. Los niños poco a poco van desarrollando la capacidad de identificar y de utilizar distintas partes de su cuerpo, así como comprender las funciones de la cabeza, las piernas, los dedos, etc. A la par, pueden repetir movimientos ejecutados por ellos mismos y al lado de otros. Todo esto, permite a los pequeños aprender a usar el espacio.
Los niños exploran todo aquello que miran. Observan su casa, su calle. Captan el recorrido a la escuela, a la casa de sus familiares o amigos, y empiezan a utilizar distintos niveles y áreas de ubicación.
Aprovechando que los niños avanzan en el control de su cuerpo y en su capacidad de respuesta ante imágenes y temas más complejos, es importante introducirlos en el reconocimiento del espacio en el que viven, esto también les da identidad y seguridad, pues representa un lugar de resguardo y cobijo para ellos. Importa que reconozcan las características del lugar donde viven pero más, que ese es su hogar.
El quinto libro, ubica a los niños en el lugar donde viven, les ofrece un cuento para que memoricen su domicilio, realicen croquis y aprendan a cuidarse. Hay actividades de lectura, de escritura y de juego con la lengua en relación al tema. Concluimos con una divertida lotería.

Publicado

enero 8, 2024

Licencia

Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia internacional Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0.

Detalles sobre esta monografía

ISBN-13 (15)

978-607-9280-81-9